Ceniciento goes to Bollywood (Slumdog Millonaire)

Estándar

 

slumdog_millionaire_-_500_-_03

A ritmo acelerado nos introducimos en las calles de Mombai, calles coloristas, ruidosas y vivas. Dos niños, dos hermanos, Jamal y Salim, que sobreviven a la vida que el destino les depara. Porque en este juego la opción correcta es la D, letra por la que curiosamente comienza el nombre de su Director Danny Boyle, en la que todo está escrito. Dicha elección es apropiada tratándose de las tragedias bigger than live, pero es un lastre en las historias de hadas aspirantes a cine social, mezclado con thriller oriental y comedia romantica como ésta.

Con tonos ocres, cámara más sosegada pero con constantes vaivenes en el espacio, Jamal es torturado de manera cruel pero no excesiva por un poli malo obeso y un poli bueno poco sádico. ¿Habrá mentido?, ¿cómo es posible que un analfabeto, que sirve té en una multinacional, conoce respuestas a preguntas a las que sólo tienen alcance los muy letrados (es un decir, porque el nivel intelectual de las cuestiones clama a los dioses)? 

Una realización multicámara, dominada por colores saturados y azulones, presenta ese otro cielo catódico, el programa Quién quiere ser millonario, al que aspiran miles de fieles hartos de vivir un infierno en la tierra y que consienten servir como carnaza de un presentador que, como la bruja de Blancanieves, sólo quiere ser la más guapa del plasma. 

Es una película efectista, de ritmo rápido, que fotografía la miseria pero que oculta el aliento de supervivencia, el conflicto emocional de dos hermanos muy diferentes, el dolor y la locura que debe suponer vivir entre el hedor de una vida sin futuro. Es una mezcla de géneros, entremezclados a su vez entre ellos por un montaje no paralelo que peca de Deus ex machina, que no funciona dentro de un tono inexistente y que lejos de darle encanto le resta fuerza. El cine no debe ser realista, sino verosímil dentro de sus propias reglas y creo que en este caso necesito una biblia para no perderme dentro del batiburrillo.

No es tan mala como muchos piensan, ni merecedora de tantas alabanzas como se le han dedicado. Hay ideas muy buenas de montaje, planos muy interesantes, buenas intenciones…. Pero hace falta mucho más para hacer una gran pelicula. 

Y también hace falta que calibren mejor la mezcla de sonido en los cines para no quedarnos sordos…

Web Slumdog Millonaire

Anuncios

»

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s