Reflexiones sobre el 15M

Estándar

Ilustración John Malloy

Llevo mucho tiempo luchando conmigo misma para mantener este blog, porque me gusta, porque me divierte y creo que vale la pena. Los posts no engañan, soy una persona frivola, hedonista y con una concepción del mundo sumamente individualista. Pero eso no es excluyente para muchas otras cosas. Vivo en un mundo ajeno, extraño, hostil, una jungla de privilegiados, gente que por el mero hecho de no luchar por sobrevivir, nos creemos con el valor moral suficiente para decir que la sociedad es así porque así la construimos. Estamos equivocados. Porque me incluyo en esta sociedad, no soy una iluminada que vive de espaldas a su tiempo, todos tenemos carencias que arrastrar.

El 15M no es un movimiento cool, en realidad es una cristalización de una indignación diaria que todos sentimos. Todos y todas, sin exclusión, sin excepción. Las cosas no funcionan, quizás puedan mejorarse, ¿cómo? La clave es el conocimiento, de uno mismo, de su entorno y de su sociedad. Personalmente, creo que esto es una llamada a que seamos conscientes de nuestro poder como ciudadanos, que no reside en elegir a nuestros representantes cada cierto tiempo, sino en formar parte activa de una sociedad y ser transmisor de sus problemas. Independientemente del político que hemos elegido como representante, que tristemente se diluye en una serie de intereses económicos de grandes corporaciones y estamentos, tenemos la obligación moral de luchar por nuestros derechos, por pequeños y nimios que nos parezcan. Porque todxs importamos, todxs somos importantes.

La lucha diaria por nuestra dignidad no tiene bandera. No hace falta pertenecer activamente a ninguna comisión o barrio, aunque ayuda a la confraternización y a la socialización, simplemente tenemos que ser capaces de creer y transmitir que otro mundo es posible y luchar para ello, porque de esto depende nuestro futuro como humanidad.

Anuncios

»

  1. Yo te dejo estas palabras, seguramente no estés de acuerdo con ellas, las leí en un foro que hablaba de este tema:

    La utopía es algo que se encuentra a diez pasos de tí, cuando los recorres descubres que se ha desplazado veinte pasos más allá, cuando recorres esos veinte pasos se situa a cincuenta y así sucesivamente. Entonces ¿para que sirve la utopía? está claro, para seguir caminando.

    • Si que estoy de acuerdo con ellas y creo que partimos de la base que somos seres imperfectos, con nuestros problemas y visicitudes, pero que ello no debe impedir que sigamos adelante. Yo creo en los pequeños pasitos para conseguir las cosas, porque comenzar caminos ya es un logro importante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s