Los últimos días de Kurt (Last Days)

Estándar

Vivimos inmersos en una cultura de masas, que produce productos clónicos, de fácil digestión a corto plazo pero que estropea nuestro estómago a la larga. Trabajo, o digamos que intento trabajar lo que me dejan, en un mundo audiovisual sin sorpresas, dominado por las supuestas formas de éxito, estructuras canónicas y reglas de oro que todos, incluso el espectador menos avispado, conocemos.Gus Van Sant es un director que en los últimos años me ha cautivado por dos peliculas muy diferentes, Milk y Paranoid Park,  y ayer aproveché las noches al aire libre de CaixaForum para descubrir su film anterior. Last Days es un acercamiento particular  y apócrifo a los últimos días de Kurt Cobain, un Michael Pitt escondido tras sus amplias ropas grunges, su melena rubia, sus gruñidos intelegibles, que sólo se nos muestra limpio y transparente justo antes de su muerte, con ese primer plano, cual Juana de Arco de Dreyer, donde sus ojos se tornan cristalinos y expresan todo aquello que anteriormente sus acciones sólo nos habían dejado intuir.

A mitad de la pelicula la gente comenzó a abandonar sus sillas, con cara de estupefacción ante una película con muchos planos generales, pocos diálogos pero altamente reveladores, unos personajes que no son presentados formalmente sino que surgen de una construcción interna del espectador, un montaje no lineal que contribuye a crear confusión… Y quizás por todo ello me fascina, porque busca nuevas formas de contar, de expresar, de transmitir. Gus Van Sant se permite esta pequeña película, de poco presupuesto pero de alto riesgo formal, para adentrarse en otros territorios, probar alternativas a esas normas que conoce de sobra y que utiliza a conveniencia.

No creo que se trate de un ejercicio de estilo para demostrar al espectador que es más listo que el, sino al contrario, porque parte de su inteligencia, de su capacidad de olvidar prejuicios y leyes establecidas, para iniciar juntos un mismo camino pero con distintos zapatos. Ciertas obras audiovisuales te otorgan la libertad de construir tu propia película y creo que merecen la pena el esfuerzo, ya no por el destino sino por la experiencia en sí. Es un película lenta, poco agradecida, inconexa pero aún así, me ha llevado a sitios a los que que otras ni siquiera se asoman por miedo a no cumplir las expectativas del espectador.

Y os dejo con una de las canciones que más me han hecho botar…

Anuncios

»

  1. Es una cinta de esas que no ves por casualidad, al menos no fue mi caso. Recuerdo que al ver por primera vez Pulp Fiction, la gente se iba de la sala en la escena del chute a Uma Thurman…
    La pelicula en si no es más que un divertimento para quieres y puedan ver más alla.
    Particularmente, lo que más me gusta por lo curioso es el momento MTV en la habitación mientras Kurt lo mira embobado.
    Se agradece la ausencia de Courtney Love…

  2. Yo sabia a lo que iba, pero muchos de mis vecinos no… Ellos se lo pierden. Creo que la ausencia de Love tenia que ver tambien con las pocas ganas de problemas legales que tenia Van Sant.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s