Archivo de la categoría: cosecha propia

El misterio del billete de 50 euros

Estándar

En las estaciones de metro, la presencia de máquinas expendedoras gana por goleada a las taquillas gestionadas por trabajadores y, aunque reconozco que en momentos de prisa extrema opto por el factor técnico antes que por el humano, estoy empezando a coger antipatía a esa red de pantallas tragaperras. Primero, hay que distinguir entre efectivo o tarjeta; en el primer caso se imposibilita el uso del billete de 50 euros y yo me pregunto las razones. Rectifico, me da igual el origen de esa decisión gilipollesca, solo sé que si tengo un billete de esa cantidad, tengo que comprarme otra cosa que quizás no necesite en ese momento para poder adquirir un billete que si necesito, pero al que no tengo acceso. Y si comprase el pan o el periódico, dos básicos muy socorridos para estos momentos, se que estaría fastidiando a los vendedores que me tienen dar un cambio muy superior al gasto que efectúo.

En el segundo caso, para poder utilizar tu tarjeta y adquirir tus billetes tienes que realizar un gasto superior a 5 euros, cosa que no sucedia hasta hace unos meses y que conduce a la idea de que no se trata de una mera cuestión técnica de funcionamiento de dichas máquinas, sino más bien de una cuestion económica de los gestores de las mismas. ¿Y si quiero comprar un billete de un viaje, porque tendría que adquirir un bono de diez o en su defecto cinco individuales? La idea utilitarista de que seguramente en algun momento dichos billetes me harían falta no me consuela, es más, incrementa mi enfado porque con mis múltiples despistes soy candidata a perderlos y, qué coño, soy yo quien decido cuando, donde y en que gastar mi dinero. O por eso lucho cada día.

Y encima en breves subirán el precio del billete sencillo, que se mantenía congelado ante el aumento sin control del bono de diez viajes…

Anuncios

Y sentí que me derretía…

Estándar

Sentí que la piel expulsaba los excesos de mi cuerpo. Sensación curiosa cuando te sientes vacía por dentro. ¿De dónde sale esa energía que despedimos en forma de calor?, ¿nace para morir?, ¿muere por falta uso? La piel salada es el rastro de todo aquello  que teníamos sin saberlo.

Mañana más calor… Y más energía desperdiciada…

Ilustración Gene Guynn

Vía Sex in Art

Lo llaman democracia, ¿lo es?

Estándar

¡Lo llaman democracia y no lo es, no lo es! Es el mensaje más repetido en las concentraciones, con un soniquete muy pegadizo que engancha enseguida.

Durante el 15M participé en la manifestación y grabé una serie de imágenes con las que he intentado contar que es lo que allí se reivindicaba y el ambiente que nos envolvía. Y ayer por la noche hice acto de presencia, de reivindicación, en esa plaza donde tanta gente se organizaba, se daban ideas, se reflexionaba, se formaba el caldo de cultivo para algo. El resto de la sociedad debe ayudar a que estos movimientos no caigan en saco roto.

Y a nivel personal me robaron el Iphone, adiós a todas las imágenes que grabé. Esto también me da rabia, pero de otro tipo.

Estreno de Piratas: El tesoro de Yañez el sanguinario…

Estándar

…el lunes a las 22:00h en Telecinco.  Yo no he visto el capítulo, sólo lo tengo montado a trozos en mi cabeza, pero seguramente  será el trepidante comienzo de las aventuras de Mondego en tierra gallegas. Es tiempo de aventuras, es tiempo de… PIRATAS.

Por favor, os pido que guardéis vuestros prejuicios contra Telecinco o las series españolas y que disfrutéis de la serie con mente abierta. Y si veis fallos de raccord, no me los digáis 😉

Web Piratas, Facebook, Twitter

Making off de la serie

La bolsa sona, luego estoy en…

Estándar

Atardecer en Barcelona, Plaza de la Ciutadella, mezcolanza de sonidos y colores en la hierba. ¿Qué toca hoy? Exactamente no lo sé, dejarme caer por allí y por allá, con la inestimable ayuda de forfree, web que te informa de las actividades gratis, o no tan caras, de las que puedes disfrutar en esta ciudad. La descubrí mirando por las paredes, buscando musarañas y señas de otra vida mas allá de la piel quemada de los guiris…