Archivo de la categoría: cosecha propia

Postales de un mundo globalizado

Estándar

Cada vez que visito a un amig@ en el extranjero, paso horas y horas perdiéndome por las ciudades (la cuestión no es conocer idiomas, es saber leer mapas) y reflexionando sobre cosas de la vida, no siempre útiles e interesantes, pero que de seguro me ahorran alguna que otra visita a terapia.

Viajar es una buena droga blanda que require de suficiente capital o amistades varias para sufragar los gastos que acarrea la adicción, y de la que no podemos abusar tanto como quisiéramos. La fotografía es un arte que tenemos al alcance de la mano y del bolsillo, cualquiera con un poco de ojo y buen gusto puede obtener resultados nada desdeñables. Lee el resto de esta entrada

Anuncios

Graffiteando en la ciudad

Estándar

El domingo pasado el destino me impidió ser testigo de la Pintada de persianas de algunos establecimientos del barrio de Malasaña que organizaronPersianas Lliures de Barcelona y el diario local Somos Malasaña,  y que contaba con el apoyo de la asociación de vecinos del barrio. Esta mañana, a plena luz del día, he conseguido fotografiar algunos grafittis antes de la apertura de las tiendas con desigual acierto, el frío y el sueño no ayudaron demasiado. Lee el resto de esta entrada

Sin título

Estándar

Es el último que cojo

hace un rato que me engaño,

mi cuerpo, privado de tus besos

se alimenta como puede

de una caja de bombones vacía.

Esta manta es delgada,

me cubre apenas los huesos,

ojalá fuera solo esa

toda la desnudez que me acompaña.

Y entre las rendijas

se cuela el frío,

y tu calor ya no resbala

entre las de curvas de mi pecho

entre la humedad de mis entrañas.

Los murmullos de la noche

realizan su llamada,

pero ya no me apetece

quemar las fuerzas

en fuegos que pronto se apagan.

Moraleja, asistir a conciertos de cantautores es malo para la salud mental, para la poesía en general y para mi glucosa en particular.